Perturbo

(Lucio Cartes)

Entonces trastoca el refugio a dibujo
de inocente peste marquesina,
el cartel es la salvación y el filo
de las bestias asesinas.
En el fondo del pasaje está el poronga:
Don Carte, le dicen, al turbio de la zona
tiene su puerta donde la calle amaina
desde allí dispara al que baila.
Lo ve cada vez más cerca e intenta
esconderse en el cartel del teatro
abandonado el día del apocalipsis.
El hombre ríe perturbado y oscuro
es un delincuente en su tiempo libre.
Cuando quiere pensar otra vez
Carte empuña su revolver .38
y apunta la frente de la fantasía
gatilla,
como todos en estos sueños que no evito;
gatilla y
despierto.

Lucio Cartes

Escritor y fotógrafo

Twitter: @literalinea

Comunidad

;